fbpx
Herramientas del coaching personal para llegar a los demás
1050
post-template-default,single,single-post,postid-1050,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Herramientas del coaching personal para llegar a los demás

¿A veces tienes la sensación que tus amigos, tu pareja, tus compañeros de trabajo o tu familia no te escuchan? ¿Sientes que no consigues transmitirles lo que quieres? La solución para conseguir una buena comunicación y llegar a los demás es practicar un buen feedback. Te damos ocho consejos para que la comunicación con tu entorno sea verdaderamente efectiva. ¡Toma buena nota!

Ocho recomendaciones para un feedback efectivo

Conseguir que tu interlocutor te escuche, entienda y asimile aquello que le quieres transmitir no es tarea fácil. Muchas veces intentamos explicar alguna cosa, pero no es el momento conveniente para la otra persona o el entorno no es el más adecuado para la comunicación. Hay que tener cuidado ya que un mal feedback puede tener un efecto negativo y provocar que la persona a la que te diriges entienda mal tu mensaje o simplemente no lo recuerde.

Has de ser consciente que el feedback es un diálogo abierto y que, por tanto, has de dar la opción a la otra persona a contestarte o replicarte de manera positiva, relajada y constructiva. Así lograrás que la comunicación sea bidireccional y que el feedback sea realmente efectivo.

Para conseguirlo, aquí tienes ocho consejos:

1. Sé descriptivo, no evaluativo: Debemos referirnos a hechos objetivos y concretos y no a suposiciones.  Para ello es importante hablar en primera persona y comunicar la “impresión general” que en nosotros produce su conducta. Trata temas sobre los que la persona pueda actuar, si no lo puede cambiar, no lo critiques.

2. Busca el momento adecuado: sin duda este es uno de los aspectos más importantes a la hora de llevar a cabo una comunicación efectiva. Intenta dirigirte a la persona cuando no esté en mitad de un trabajo importante, de otra conversación o de un momento de tensión o concentración máxima. Espera a que se tranquilice, ya que será el momento en que la otra persona esté receptiva y te preste toda su atención.

3. Sé breve, conciso y preciso: la brevedad en la comunicación es la clave. Un mensaje corto y bien argumentado es mucho más efectivo que otro largo y que pierde el sentido. Es importante que también des la oportunidad a tu interlocutor de responderte o intervenir, si no también puede convertirse en un monólogo y acabe perdiendo todo el interés. Recuerda que también es vital que escuches a tu interlocutor y te preocupes por lo que piensa y por qué lo piensa así.

4.Sé positivo: si te diriges a tu interlocutor de forma positiva, es mucho más fácil que te preste atención. Además, si has de transmitirle un mensaje complicado o alguna mala noticia, siempre es mucho mejor que comiences por un mensaje positivo y también cierres la conversación con uno igual, para quitarle hierro al asunto, se mantenga igual de receptivo y asuma de forma más positiva la información que le has dado. No te centres sólo en los problemas, da también soluciones. Incluso si tu feedback produce resultados positivos, reconócelo y agradécelo verbalmente.

5. Da el feedback en privado: si tienes que explicar alguna cosa comprometida, procura estar a solas con la otra persona. De esta manera, preservarás la intimidad de la otra persona y nadie os podrá interrumpir en mitad de la conversación.

6. Pregunta a la otra persona: si quieres que la otra persona te escuche,  pregúntale cuando le va bien que habléis y explícale el motivo, así ya irá preparado para tener la conversación. De esta manera, la otra persona también estará mucho más tranquila y acudirá con menos tensión, si cree que el mensaje que le quieres transmitir es negativo.

7. Dosifica el contenido del feedback: como hemos dicho es muy importante que des mensajes cortos y concretos, pero también lo es que te centres en el área o dos áreas más necesitadas de mejora. Cuando se abruma con demasiadas sugerencias, se tiende a la frustración y sólo conseguirás generar una actitud negativa en tu oyente.

8. No esperes demasiado: cuando quieras dar un toque de atención a la otra persona, no dejes pasar el tiempo. Actúa y coméntale lo antes posible el aspecto que quieras remarcarle. Si pasa demasiado tiempo, puede que olvides el motivo de tu feedback o la otra persona no entienda por qué se lo estás diciendo en este momento.

Si quieres mejorar el feedback con tu entorno, no dudes en acudir al coaching, ya que a través de las técnicas de un coach personal lograrás las habilidades y capacidades adecuadas para ser un comunicador 10.

Artículos Anteriores:

Coaching infantil

¿El líder nace o se hace?

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: