fbpx
Rendir más con coaching - Coaching ejecutivo
1072
post-template-default,single,single-post,postid-1072,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Rendir más con coaching

¿Por qué el coaching se ha convertido en una metodología a la que cada vez recurre más gente? La respuesta es sencilla: el coaching ayuda a cualquier persona a desarrollar las capacidades y habilidades necesarias para superar aquellos obstáculos vitales que le impiden avanzar. El coaching es muy demandado en el ámbito laboral y cada vez hay más empresas que lo incluyen en sus estrategias organizativas para fomentar el trabajo en equipo o lograr que los potenciales directivos desarrollen sus capacidades de liderazgo.

 

¿Cómo actúa un coach?

Como hemos comentado en otras ocasiones, la figura del coach se puede comparar con la de un guía que nos acompaña a lo largo de un camino común. No se trata de un consultor o un asesor que simplemente da su punto de vista sobre un problema. Al contrario, un buen coach nunca dará su opinión, un buen coach se basará en el diálogo. A través de sus preguntas el coachee (que es la persona que recibe la ayuda del coach), revisará sus sentimientos y su forma de pensar para conseguir alcanzar la meta que se ha propuesto.

Uno de los principales objetivos de las personas que acuden a un coach es conocerse mucho mejor a ellas mismas y lograr reinventarse. La metodología del coaching no tiene unas normas establecidas ni fijas. Cada caso es diferente y el planteamiento de las sesiones depende de la meta que se quiera lograr y del grado de especialización. Suelen durar una hora y media aproximadamente y se recomiendan una media de diez sesiones.

 

Coaching ejecutivo, la clave para mejorar el rendimiento

El coaching ejecutivo, uno de los exitosos, se puede plantear de forma individual o en equipo, en función de lo que se quiera lograr. En cualquier caso, con la ayuda del coaching se conseguirá, entre otras cosas, crear un clima de mayor empatía entre los miembros del equipo, adaptarse a las exigencias de los nuevos puestos de trabajo, fomentar las capacidades de liderazgo o incluso saber gestionar de forma óptima las tareas diarias. Si se consigue motivar a los trabajadores, su rendimiento será mucho mayor y mucho mejor.

Para que las sesiones de coaching sean verdaderamente efectivas, el coachee ha de dejar bien claro al coach qué quiere conseguir y cuáles son sus expectativas. Durante las primeras sesiones, el coachee explica qué le preocupa, qué aspectos quiere mejorar y cuáles son sus retos. A partir de este punto, el coach comienza su trabajo haciendo que la persona haga un trabajo de introspección y sea ella misma la que encuentre la solución a sus problemas.

 

Artículos Anteriores:

¿Qué cualidades ha de tener un buen coach?

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: