fbpx
Liderazgo situacional - CTG Coaching
1058
post-template-default,single,single-post,postid-1058,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Liderazgo situacional

Ser un buen líder no sólo consiste en saber dirigir un equipo de trabajo o en influenciar de la manera adecuada. Un buen líder también ha de ser capaz de aplicar diferentes estrategias según la situación a la que se enfrenta y el nivel de desarrollo de sus trabajadores. Dicho en otras palabras, ha de ser capaz de practicar el llamado liderazgo situacional.

 

¿En qué se fija el liderazgo situacional?

Como hemos dicho, el líder que pone en práctica el liderazgo situacional ha de focalizar, orientar y situar su estrategia de mando según las posibilidades y las habilidades que le ofrece su equipo de trabajo. Los expertos en liderazgo situacional explican que los líderes deben tener en cuenta una serie de aspectos para que su papel sea efectivo:

  • Tarea: este punto engloba todos los comportamientos que utiliza el líder para comunicar qué debe hacerse, cómo, dónde y cuándo.
  • Relación: la relación no es otra cosa que la comunicación que debe establecerse entre el líder y su equipo de trabajo. La relación debe ser bilateral y el apoyo entre unos y otros, integral.
  • Madurez: es el grado de aptitud o habilidad que tiene el equipo de trabajo. El trabajo del líder es conseguir que la madurez de los empleados aumente, a través de la motivación y de la adquisición de competencias y conocimientos.

 

La situación ideal es que el líder enfoque su forma de liderazgo según la madurez de su equipo. En determinados momentos y según la tarea que deban realizar y su estado de ánimo, deberá mostrarles todo su apoyo. En otras ocasiones, el líder tendrá que utilizar técnicas de motivación para que el equipo rinda al máximo y se consigan los objetivos que se han marcado tanto el propio equipo de trabajo como la empresa.

 

Capacitación y desarrollo de los empleados, el éxito del liderazgo situacional

El liderazgo situacional debe cumplir dos objetivos: capacitar a su equipo de trabajo y desarrollarlo. Son conceptos complementarios, aunque igual de importantes. Cuando hablamos de capacitar a un equipo de trabajo nos referimos a cómo el líder les enseña a realizar un trabajo. Si hablamos de desarrollo, hacemos referencia a la mejora personal de cada uno de los miembros del equipo, es decir, el líder les está ayudando a conseguir cualidades personales que les servirán en todos los aspectos de su vida y no sólo en el ámbito laboral.

A la hora de trabajar el desarrollo del equipo de trabajo, el buen líder ha de seguir las siguientes recomendaciones:

  • Entender el desarrollo como un proceso a largo plazo: el desarrollo es un proceso que necesita un poco más de tiempo que la capacitación, que suele ser rápida y más directa. El desarrollo requiere un cambio en la persona, que debe asumirlo según sus propios tempos.
  • Descubrir las inquietudes y deseos de cada persona: para que los miembros de un equipo de trabajo consigan cumplir sus deseos y ver satisfechas sus inquietudes, el buen líder ha de saber cuáles son y ayudarles a alcanzarlos.
  • Dirigir a las personas de forma diferente: el buen líder debe adaptarse a las necesidades de su equipo. Ha de tener en cuenta que cada persona es diferente y que no se puede dirigir a todo el mundo de la misma forma.
  • Utilizar metas organizativas: para que el equipo de trabajo consiga el éxito, el líder debe tener en cuenta tres puntos: encontrar una meta; encontrar una fortaleza y buscar una oportunidad.
  • Ayudar al equipo a conocerse a ellos mismos: es muy importante que el líder ayude a su equipo a conocer sus puntos fuertes y sus puntos débiles para que puedan avanzar en su carrera.
  • Prepararse para superar dificultades: para poder avanzar hay que saber superar los obstáculos y enfrentarse a los problemas. Un buen líder ha de ser capaz de tratar las dificultades.
  • Celebrar los triunfos: igual que hay que hacer saber al equipo qué va mal, también es muy importante reconocer los méritos y los éxitos del equipo, especialmente si es un equipo joven.
  • Preparar al equipo para el liderazgo: el éxito del buen líder también es saber trasmitir el liderazgo a su equipo, para que en un momento determinado esté preparado para tomar el mando y ponerse a dirigir.

 

El coaching como técnica para el desarrollo del liderazgo situacional

La técnica del coaching aplicada al liderazgo situacional es muy interesante para conseguir mejorar las habilidades, actitudes y destrezas de los integrantes de un equipo de trabajo y de su líder. Con la ayuda del coaching, el equipo puede conseguir un gran avance en todos los niveles, así como otros aspectos, como por ejemplo:

  • Mejorar la cooperación, el trabajo en equipo y el consenso.
  • Mejorar las relaciones y la comunicación entre miembros del equipo.
  • Generar valores y compromisos entre el equipo y el líder.
  • Afrontar los cambios de forma eficaz.

Además, el coach también trabajará con el líder las técnicas necesarias para que sepa adecuarse a su equipo de trabajo y sacar lo mejor de cada uno de ellos.

 

Artículos Anteriores:

Vacaciones Improvisadas: Los beneficios de dejar que las cosas pasen.

Herramientas del coaching personal para llegar a los demás

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: