fbpx
Ejercicio psicología positiva: cuando una puerta se cierra, otra se abre | CTG Coaching
2540
post-template-default,single,single-post,postid-2540,single-format-standard,bridge-core-2.6.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-25.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
 

Ejercicio psicología positiva: cuando una puerta se cierra, otra se abre

Ejercicio psicología positiva: cuando una puerta se cierra, otra se abre

Algunas personas tienden a poner el foco en los aspectos negativos de su vida. Cuando les sucede algo desagradable sienten que todo está mal. Sin embargo, las cosas que nos ocurren no son absolutamente malas o buenas. Todo en este mundo es relativo. Nuestro punto de vista puede ayudarnos a ver el lado bueno de la vida.

En esta idea se basa la psicología positiva. Podemos definir la psicología positiva como el estudio científico y práctico que se centra en potenciar las fortalezas para ayudar a las personas a crear una vida plena.

Esto no significa que no debamos sentirnos tristes, enfadados o frustrados. En nuestras sesiones de coaching siempre explicamos que los sentimientos y emociones negativas son tan importantes como las positivas. Hay que experimentarlas y dejarlas salir, siempre bien canalizadas. La clave está en no ver solo el lado negativo.

En realidad, esta idea no es nueva. Lo que ocurre es que en la sociedad actual parece que nos sentimos obligados a estar felices permanentemente. Cuando nuestro estado anímico no se corresponde con este ideal, nos frustramos aún más.

 

UN EJERCICIO SENCILLO Y EFICAZ DE PSICOLOGÍA POSITIVA

Probablemente hayas escuchado de tus mayores expresiones como “cuando una puerta se cierra, otra se abre” o “no hay mal que por bien no venga”. De esto trata el coaching personal basado en la psicología positiva: aprender a ver el lado bueno de todo lo que nos ocurre. 

Si quieres aprender a practicar la psicología positiva tal y como hacemos en nuestras sesiones de coaching, te proponemos un sencillo ejercicio para empezar.

  1. Elige una experiencia de tu vida que haya resultado desagradable. Cuanto más lejana en el tiempo, más fácil te resultará poner en práctica esta técnica al principio.
  2. Piensa y anota qué hechos positivos derivaron de esta situación negativa.
  3. Pregúntate cómo te benefició esa experiencia negativa. ¿Te ayudó a crecer como persona? ¿Aprendiste a valorar las cosas verdaderamente importantes de este mundo? ¿Sacaste de tu vida a una persona tóxica?
  4. Conforme avances en la práctica, podrás trabajar con hechos más recientes y descubrirás cómo te han servido para obtener algún beneficio.

Los ejemplos son muchos. Un despido puede haberte servido para encontrar un trabajo que realmente te satisface. Un divorcio puede haberte dado la oportunidad de aprender a vivir en soledad sin sentirlo como un fracaso.

En resumen, se trata de analizar las consecuencias positivas de una experiencia desagradable. Puedes probar con cualquier situación que hayas vivido porque en todas ellas siempre podrás encontrar algún aspecto que te haya fortalecido y ayudado a crecer.

 

Si te ha gustado este post sobre «Ejercicio psicología positiva: cuando una puerta se cierra, otra se abre »  seguramente te interesará…

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: